Informe Curazao: La quiebra del BDO y la complicidad de los reguladores

EXCLUSIVA CuentasClarasDigital.- A raíz de la intervención y posterior declaratoria de quiebra del Banco del Orinoco N.V. (BDO) del Grupo Banco Occidental de Descuento (BOD) de Víctor Vargas, han surgido dudas sobre la capacidad o real voluntad de supervisión de la banca offshore. En esta nota especial de Cuentas Claras Digital reflejamos el panorama de lo que ha sucedido con casos emblemáticos de Curacao.

Historias similares a la intervención del  Banco del Orinoco N.V. en Curacao han ocurrido en varias oportunidades en un periodo corto de tiempo, al unirse dos elementos importantes, la existencia de banqueros con pocos escrúpulos y reguladores cómplices o incapaces de realizar su función, donde privan intereses personales y el beneficio de su círculo de amistades.

Los inicios del banquero rojo

La historia de Víctor Vargas con el Banco del Orinoco no es la única de su tipo. Otros banqueros, que han hecho fortuna de modo oportunista por vinculaciones con los gobiernos de turno, más allá de su verdadera capacidad como gestores, han mantenido operaciones en Curazao consistentes en captar fondos en dólares de venezolanos, respaldado por créditos, en algunos casos inexistentes o de baja calidad, y de inversiones concentradas o relacionadas con empresas del mismo grupo. 

Siempre hubo un menosprecio a la capacidad regulatoria del ente supervisor -sostienen banqueros conocedores del caso – ” lo único importante parecía ser mantener en la gestión a un director amigo sugerido por Emsley Tromp (expresidente del Banco Central de Curacao)”. Estos directores ganaban abultados sueldos y la mayoría de las veces no hacían el trabajo encomendado. A esto se sumaban directores y personal de inspecciones del ente regulador con poca formación profesional y, mas importante aún, “con una gran falta de criterio”.

Víctor Vargas, el dueño de Banco del Orinoco N.V., inicio su carrera como empleado bancario hasta convertirse en un poderoso banquero. En 1990, apenas se le conocía cuando vendió su modesta participación en Banco Barinas, y quiso incursionar en el mercado de los Estados Unidos, adquiriendo el Capital National Bank de Nueva York.

El resultado de aquella aventura fue la quiebra del banco, dos de sus socios fueron a prisión, y Victor Vargas se salvó al pactar, como sanción, que nunca abriría un banco en los Estados Unidos. 

A su regreso a Venezuela, Vargas adquiere el Banco Occidental de Descuento, iniciando un plan de expansión de operaciones con la adquisición de Banco Noroco, una pequeña entidad de ahorro y préstamo en la región central de país.

En el año 2006, el grupo chileno Corp Banca (como otros bancos con capital extranjero) decide vender sus operaciones en Venezuela y Victor Vargas adquiere el banco para fusionarlo posteriormente con BOD. El Banco del Orinoco N.V. en Curacao era parte de los activos adquiridos a Corp Banca.

En esos tiempos, en el sector bancario venezolano se comentaba la estrecha relación de Victor Vargas con ministros de Finanzas y otros altos funcionarios, como el presidente del Banco Central de Venezuela. Algunos de ellos están actualmente encausados y/o en prisión en los Estados Unidos por actos de corrupción.

Diferencial Cambiario: El mejor negocio del mundo

Durante el mandato de Hugo Chávez, el gobierno establece un sistema de  control de cambio de divisas acompañado con un modelo de endeudamiento de la República con voluminosas emisiones de bonos, notas estructuradas y otros productos financieros poco transparentes, que fueron asignados a dedo, presumiblemente en función al reparto de ganancias previamente acordado con unas pocas instituciones financieras. Entre las seleccionadas figuraban las de Víctor Vargas.

A pesar de que fue uno de los periodos con mayores ingresos petroleros de toda la historia de Venezuela, los dólares recibidos no fueron suficientes para financiar el delirio de Chávez por internacionalizar su improvisado e incoherente modelo y se creó un esquema de corrupción alrededor de todas las estructuras del Estado.

En el medio financiero es conocido que Víctor Vargas quería mantener todos los activos de sus instituciones financieras en bonos de la República de Venezuela ya que los intereses que producían generaban utilidades importantes, y la diferencia entre el valor de compra y el valor nominal, le permitía conseguir substanciales ganancias.

Este esquema funcionó hasta que el gobierno de Maduro declaró el impago de su deuda, dejando así sin ningún activo productivo los balances de algunas de las instituciones financieras de Vargas.

Durante varios años, los depositantes presentaron reclamos ante el Banco Central de Curacao y San Maarteen que  indicaban que el Banco del Orinoco no ejecutaba las instrucciones para transferir sus depósitos a otras instituciones financieras, y obtuvieron todas ellas una respuesta cómplice que indicaba que debían iniciar un proceso judicial para hacer valer sus derechos.

El Banco del Orinoco ofrecía préstamos en bolívares en Venezuela con garantía de los depósitos a tasas de cambio que para muchos clientes eran inaceptables, mientras otros clientes que contaban con el capital para hacer frente a un juicio en Curazao lograban obtener sus depósitos o parte de ellos.

En los primeros casos, la defensa argumentaba que no tenían bancos corresponsales para realizar los pagos a sus clientes, y posteriormente no se presentaban abogados defensores del Banco del Orinoco.

Sorprendentemente esta defensa mostraba con claridad lo que sería el futuro: un banco requiere de al menos un banco corresponsal para que pueda recibir los intereses y el pago de capital sobre los créditos e inversiones que mantiene en sus activos, y así poder pagar en cualquier parte de mundo los fondos que sean solicitados por sus clientes. Argumentar que no contaban con un corresponsal era sinónimo de decir que no tenían fondos o activos para pagar. 

El principio del fin

La licencia del Banco del Orinoco N.V. fue revocada el día 02 de septiembre de 2019, y el 05 de septiembre el tribunal de primera instancia de Curazao aprobó la medida de emergencia.

Posteriormente, un comunicado emitido por el Banco Central de Curacao y San Maarteen informa que “las investigaciones realizadas al Banco del Orinoco N.V. se iniciaron en 2016″ y, posteriormente, el 04 de octubre señala que “mientras estaba vigente la medida de emergencia, “el CBCS pudo constatar que la posición financiera de BDO era deplorable (..) El supuesto patrimonio que presentaba BDO al CBCS y a los auditores parece ser inexistente. El CBCS pudo establecer que los activos de la institución son sumamente limitados, mientras que, por otro lado, las deudas que tiene son sustanciales. En vista de esto, no tendría sentido prolongar la medida de emergencia en estos momentos y, por consiguiente, fue declarada la quiebra de BDO”.

Un banquero de la isla al que consultamos su opinión, declaró: “Si las investigaciones se iniciaron en 2016, en un banco que no contaba con un banco corresponsal y que después de la medida de intervención, en tan solo un mes, se determinó la falta de activos, demuestra una total incompetencia, complicidad y gran responsabilidad del ente regulador”.

Emsley Tromp ex director del Banco Central de Curazao, ahora asesor de Víctor Vargas en el caso BDO. Foto cortesía Curacao Chronicles

Durante este periodo, Vargas trató de utilizar artimañas legales, presentando primero una supuesta reunión de la junta de accionistas de fecha 03 de septiembre aprobando la liquidación del banco (al día siguiente de la revocatoria de la licencia bancaria y supuestamente tres días antes que el tribunal aprobara la medida de emergencia), y curiosamente nombra a Emsley Tromp como liquidador del banco, quien estuvo al frente del Banco Central de Curacao y San Maarteen desde la década de los 90 hasta que el 12 de julio de 2018, cuando un juez determinó que su despido como presidente era procedente. 

BANCO DEL ORINOCO: ¿QUIEBRA O FRAUDE?

Víctor Vargas subestimó el impacto de la situación en Curazao y la posibilidad de contagio al resto de sus instituciones financieras, lo cual ocurrió a los pocos días.

El regulador de Panamá decreta la intervención de Allbank, lo mismo hacen las autoridades de Antigua con BOI Bank y en República Dominicana vigilan de cerca a Bancamérica.

En Venezuela, Sudeban notifica la intervención del Banco Occidental de Descuento, el banquero niega públicamente la intervención y a las 24 horas siguientes es disfrazada como una medida administrativa, lo cual refuerza la idea de su cercanía con el régimen de Maduro.

TSJ ILEGAL SUSPENDE MEDIDAS DE SUDEBAN CONTRA BOD

En los próximos meses seremos testigos de la aplicación de la receta típica de los seudo-banqueros: movimientos o “triangulaciones” entre las diferentes instituciones, que dejarán grandes pérdidas a los ahorristas, a los reguladores en ridículo y a un banquero con los bolsillos llenos.  

El regulador que no regula

El Banco Central de Curacao y San Maarteen mantuvo por muchos años un grupo de directores cuyo objetivo parece haber sido sostenerse en el poder y proteger de manera cómplice grandes irregularidades de sus representantes y allegados, más allá del cumplimiento de los verdaderos objetivos por los cuales fue creada la institución.

Para entender las razones de tal afirmación y como se pudo llegar a tal situación, es importante conocer que su último presidente (Emsley Tromp) mantuvo el poder desde el año 1991 hasta el año 2016, luego de ser destituido por investigaciones criminales y un primer juicio por fraude fiscal del cual ha sido absuelto recientemente.

Los inicios del clan Tromp

Emsley Tromp inicia su carrera en el Banco Central de Curacao y San Maarteen en el año 1985. Venía de ser auditor junior de la Refineria Isla en Curacao (Pdvsa). Transcurrido seis años se convierte en presidente del Banco Central de Curacao sin ninguna experiencia previa en el sector financiero, lo cual nos permite entender muchos de los eventos que posteriormente ocurrieron, y que han sido tan perjudiciales para la reputación de la isla y el sector financiero.

Curacao fue durante muchos años uno de los mayores centro financieros offshore del mundo, donde la mayor parte de los bancos venezolanos contaban con una institución registrada para captar depósitos en dólares de sus clientes, como reacción a los controles cambiarios impuestos en Venezuela.

En 1994 se inicia en el país un proceso de insolvencia masiva que afecto un tercio de la banca privada comercial venezolana y que conllevó a la desaparición de alguna de las entidades financieras más emblemáticas.

En Curazao los bancos asociados a estas instituciones financieras en Venezuela colapsaron por una fuerte corrida en los depósitos que conllevó a la intervención por parte del Banco Central de Curacao y San Maarteen.

Esta situación toma de sorpresa a un presidente del Banco Central de Curazao con muy poca experiencia, quien recurre a su círculo cercano para encontrar ayuda en dicho proceso. De esta situación surge el nombre de Eric Garcia un curazoleño que aunque no tenía experiencia en el manejo gerencial de instituciones financieras, había trabajado en bancos en los Estados Unidos gestionando cuentas de clientes.

Eric García y el Banco de Maracaibo

Eric Garcia es llamado a colaborar y acepta el encargo de gestionar la intervención de los bancos en la isla. Entre los descubrimientos encontró que las instituciones intervenidas fueron utilizadas para desviar los activos malos, al margen de cualquier tipo de supervisión por parte del Banco Central de Curacao y San Maarteen, hecho que ha sido recurrente a lo largo de la gestión de Emsley Tromp.

Los grandes perdedores de esta situación fueron los depositantes que recibieron porcentajes muy bajos en relación a los depósitos originales.

TROMP CONSIDERÓ LA GESTIÓN DE ERIC GARCÍA COMO UN SALVAVIDAS, Y SURGIÓ UNA RELACIÓN MUY CERCANA Y DE TOTAL CONFIANZA ENTRE AMBOS. TROMP TOMA LA DECISIÓN DE CONVERTIR A GARCÍA Y A SU GRUPO DE ALLEGADOS, EN DIRECTORES EN TODAS LAS INSTITUCIONES FINANCIERAS OFF-SHORE QUE QUEDABAN EN CURAZAO, COMO UNA FORMA DE OBTENER INFORMACIÓN DIRECTA DE LO QUE OCURRÍA EN CADA UNA DE ELLAS, SIN REALIZAR NINGÚN CAMBIO EN PROFUNDIZAR SU FUNCIÓN SUPERVISORA.

Eric Garcia se mantuvo como liquidador de los bancos venezolanos y 25 años después (mayo de 2019), ha sido condenado por lavado de dinero, falsedad documental, y apropiación indebida de 11 millones de dólares de las cuentas que manejaba como liquidador del Banco de Maracaibo.

El sentido común lleva a cuestionar varias situaciones en este caso: se mantuvieron los fondos en una cuenta durante ese tiempo sin repartirse a los depositantes afectados; la cuenta era movilizada por una sola persona como firma autorizada; nunca se solicitó una rendición o una auditoría de cuentas; habiendo sido Eric Garcia destituido como gerente de otra institución financiera intervenida por el Banco Central de Curacao, se le mantuvo como liquidador de Banco Maracaibo.

Incógnitas sin respuestas, pero que apuntan claramente a la complicidad de las instituciones supervisoras.

John Deuss y el First Curacao International Bank

John Deuss de origen holandés, cuya fortuna tuvo como origen suministros de petróleo entonces ilegales a Sudáfrica (en el momento del régimen del apartheid). Hasta el año 1987, era el propietario de FCIB (First Curacao International Bank), una institución financiera con licencia emitida por el Banco Central de Curazao y San Maarten.

John Deuss, polémico hombre de negocios holandés Foto cortesía Curacao Chronicles

El 6 de septiembre de 2006, la “Fiscale inlichtingen- en opsporingsdienst” (agencia fiscal anti fraude de Holanda) allanó la oficina y hogar de Deuss en Holanda y Curazao. El First Curaçao International Bank (FCIB), era sospechoso de realizar transacciones bancarias desde Holanda para generar un fraude fiscal con el impuesto a las ventas en Inglaterra.

El 14 de octubre de 2006, la policía de Bermudas arresta a Deuss y lo extradita a Holanda. El 24 de mayo de 2012, Deuss y su hermana Tineke fueron condenados por el tribunal de Arnhem por actividades bancarias ilegales y por no informar de transacciones inusuales a una sentencia de seis meses de prisión y una multa de 327.000 de euros, llegando a un acuerdo en 2013 por 34.500.000 de euros con la fiscalía holandesa para evitar la segunda parte del proceso penal, en el que el lavado de dinero sería fundamental.

En el proceso criminal en contra de John Deuss, la fiscalía analizó la notable indulgencia y falta de supervisión que mostró Tromp hacia el controvertido First Curacao International Bank (FCIB), las reuniones de Tromp con Deuss después de las horas de trabajo y fuera de la oficina y  los rumores que se habían difundido en las Antillas holandesas durante años acerca de cómo Tromp supuestamente se beneficiaba a sí mismo y a los miembros de su familia.

Sin embargo, las investigaciones de corrupción en el Banco Central de Curacao siempre han llegado a un callejón sin salida.

El Banco Central se defiende

De acuerdo al Dutch Caribbean Legal Portal, el Banco Central de Curacao y Sant Maarteen reaccionó a las afirmaciones de la fiscalía indicando que “…ésto injustamente sugiere acciones ilícitas”, y agregó que “la realidad es que la mayoría de las reuniones entre Deuss y FCIB tuvieron lugar en el Banco Central. Esporádicamente, como en el margen de reuniones internacionales de, por ejemplo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, las consultas se llevaron a cabo en otros lugares, al igual que ha sucedido con otras instituciones”, subrayó el Banco Central.

Ello contradice declaraciones obtenidas de presidentes de instituciones financieras en Curazao que indican que Tromp, actuando como presidente del Banco Central de Curacao y San Maarteen, nunca les había recibido personalmente. Según los banqueros, Tromp únicamente se reunía con los directores que solicitaba incluir en las juntas de los bancos, y enviaba a gerentes de segundo nivel a las reuniones requeridas por los banqueros.

De igual forma, el Banco Central se defendió de las críticas a la calidad de la supervisión, indicando que “la fiscalía falla en su apreciación porque son los supervisores holandeses quienes deben supervisar las actividades bancarias que se desarrollan en Holanda”.

Es complicado entender la colaboración del Banco Central de Curacao con un banquero cuya fortuna tuvo como origen actividades ilícitas con el régimen racista de Sudáfrica. Más aún comprender cómo su institución financiera mantenía licencia en Curacao a pesar de las actividades ilícitas realizadas en Holanda denunciadas por las propias autoridades holandesas.

Ennia y Parma International

A finales de 2005, un importante grupo asegurador multinacional ejecuta un proceso de evaluación, y realiza una oferta para la compra de la totalidad de las acciones de ENNIA, pero de forma repentina Parma International realiza la compra al mismo precio sin haber realizado ninguna evaluación previa.

Durante esos días fue conocida un cena entre Emsley Tromp, el presidente y dueño del grupo asegurador multinacional, y una tercera persona que había introducido en Curazao al potencial inversionista. Al parecer, en dicha reunión Tromp informó que ellos no podrían comprar las acciones de ENNIA porque sería Parma International el comprador. Tromp recibió merecidos calificativos en la cena y su relación con dicho inversionista a partir de dicho momento fue distante.

Parma International no realizó aporte alguno en fondos nuevos, activos NO productivos fueron vendidos por sus empresas relacionadas a ENNIA obteniendo los fondos necesarios para realizar el pago de las acciones. Las acciones de ENNIA fueron adquiridas con su propia caja, justificando la salida de fondos con la incorporaron de activos de difícil venta a precios fuera de mercado.

Este tipo de operaciones serian recurrentes a partir de entonces por la gerencia, y esto sólo podría ser posible gracias a la complicidad de la autoridad supervisora que en este caso era el Banco Central de Curacao y San Maarteen.

El propietario de Parma International es Husbang Anzary (1942) un hombre de negocios de origen iraní residente en Estados Unidos, siendo esta adquisición su primera incursión en el sector financiero. El Banco Central prefirió a un comprador sin experiencia en el sector financiero para la adquisición de una de las principales empresas de seguros en Curazao, pudiendo haber incorporado como accionista a un grupo asegurador con presencia internacional.

Anzary  fue muy activo en el mercado de San Maarteen desde los años 80, de allí su íntima amistad con Emsley Tromp. Fue socio de Claude Watheycon quien estableció una Universidad en el año 1989, posteriormente Wathey fue acusado de corrupción, fraude, miembro de una organización criminal y fue condenado a encarcelamiento por perjurio.

Ennia y el Banco di Caribe

En el año 2006, las acciones de Banco di Caribe se encuentran en venta y la historia se repite: un grupo bancario internacional evalúa la adquisición de las acciones y contrata a una de las mayores firmas internacionales para realizar todo el proceso de evaluación contable, legal y financiero, proceso que era seguido de cerca por el presidente del Banco Central de Curacao y San Maarteen. Una vez que el grupo bancario internacional decide hacer una oferta, ENNIA adquiere sin ningún estudio previo las acciones de Banco Di Caribe por el mismo precio que la oferta anterior.

Es importante destacar que en aquella época Ersilia de Lannoy, allegada a Emsley Tromp, era ministra de Asuntos económicos, y ambos eran los únicos que podían hacer algo para que adquisiciones de este tipo pudiesen ocurrir. En los años siguientes quedaron claras las razones: a los pocos meses Emsley Tromp estrena un lujoso apartamento en Miami financiado desde Curazao y recibe como obsequio un Mercedes Benz último modelo, como reseña la prensa local.

En el transcurrir de los años, quedó ampliamente expuesta la serie de créditos otorgados por ENNIA/Banco di Caribe a empresas de Tromp sin ningún tipo de garantía, donde los directores eran personal o directores del BNA. Antiguos ejecutivos comentan que durante las revisiones periódicas que llevaba el Banco Central de Curacao y San Maarteen, los requerimientos de información sobre dichos créditos eran remitidos a Selwin Salesia (jefe de revisión del Banco Central y actual director del instituto), quien supuestamente cambiaba los requerimientos de información para complacer a su jefe inmediato.

Fue así como todo el equipo directivo profesional de las empresas fue renunciando en el tiempo y sustituido por personas vinculadas directamente a Tromp, como si la dirección de las empresas fuese su decisión. 

En julio del 2018, el Banco Central de Curacao y San Maarteen solicita una medida de emergencia, que le fue aprobada por un tribunal, para reestructurar ENNIA, considerando la erosión de activos y capital, responsabilidad de su propietario. Esta historia no ha finalizado aún pero su final parece predecible, según la experiencia hasta el momento.

GiroBank

En julio de 2010 un fondo americano adquiere, con la aprobación del Banco Central de Curacao y San Maarteen, la mayoría de acciones de un banco denominado Girobank N.V.

En diciembre de 2013, debido al inicio de una acusación de la fiscalía de Holanda por lavado de dinero (el banco posteriormente fue absuelto), y la quiebra de una línea área DAE, a la cual la institución había otorgado un financiamiento excesivo, el Banco Central de Curacao y San Maarteen solicita una medida de intervención a una corte en Curacao que la aprueba.

Nuevamente la gerencia es sustituida por personas cercanas al círculo íntimo de Tromp, manteniendo por unos meses a Eric Garcia en la gestión del banco.

A finales de 2018, Girobank inicia una demanda contra el accionista (un fondo americano) por 93 millones de dólares alegando que habían perpetrado un esquema de varios pasos para la compra de las acciones de Girobank con el objetivo de saquear los activos del banco para enriquecerse a sí mismos y a empresas relacionadas.

De acuerdo a la parte demandante, los acusados hicieron una serie de tergiversaciones y omisiones ante el Banco Central de Curacao y San Maarteen para obtener la aprobación de la compra de una participación mayoritaria del banco, y una vez que obtuvieron el control invirtieron en créditos de dudosa reputación relacionados con las actividades desarrolladas por los accionistas, sin valor de recuperación alguno.

Nuevamente la historia se repite con gran cantidad de incógnitas. El Banco Central de Curacao y San Maarteen indica que fue engañado para obtener la autorización para la adquisición de las acciones, pero resultó evidente que una cantidad equivalente a créditos por el monto de la demanda requería de una revisión exhaustiva y recurrente en el tiempo por parte de cualquier regulador. 

Han transcurrido nueve años desde la demanda y los últimos seis años GiroBank ha sido gestionado por el personal del Banco Central de Curacao y San Maarteen, apuntando a una supuesta relación de complicidad o sociedad entre el regulador y los demandados.

Las acusaciones contra Tromp

En mayo de 2011, Emsley Tromp fue acusado por el gabinete del primer ministro de aquel entonces, por actos de corrupción relacionados al otorgamiento a una mujer de su entorno íntimo de créditos sin ninguna garantía a través de bancos privados.

De igual forma fue acusado por haber aprobado créditos a la empresa de puertos de San Maarteen y de energía eléctrica en Curacao sin haber obtenido la aprobación de la junta de supervisión, y actuando como si de un banco comercial se tratara. 

El congreso aprobó una moción para iniciar un proceso de auditoría contra Tromp. Sin embargo, la conclusión del informe fue que “la integridad de personas públicas y el funcionamiento de importantes instituciones del gobierno se han visto comprometidas”, por lo que el comité de investigación no permitió al Primer ministro realizar ninguna acusación y no publicó tampoco ningún comunicado sobre las alegaciones de corrupción contra Tromp.

Años después, un artículo del Fondo Monetario Internacional manifestaba que el otorgamiento de créditos por parte del Banco Central de Curacao a empresas había sido ilegal porque este únicamente podía manejar la política monetaria y  financiar bancos cuando fuese requerido y no a empresas privadas.

 A principios de 2016, el Ministerio Público inició una investigación sobre las finanzas personales de Emsley Tromp, analizando la adquisición de un millonario apartamento en Miami y un posible caso de evasión fiscal, siendo suspendido de su actividad como presidente del Banco Central. Sin embargo, en el caso de evasión fiscal, el juez manifestó la falta de cuidado en las declaraciones fiscales de Tromp, y consideró que “no fueron realizadas de forma incorrecta de manera deliberada”.

De acuerdo a fuentes cercanas al caso, Emsley Tromp contaba con un equipo de investigación para su uso exclusivo. Encontrar información para abrir expedientes secretos que perjudicaran a sus potenciales adversarios era la única prioridad. Establecía listas negativas que afectaban a todo aquel que no fuese de su entorno.

Nuevos aires

 Todavía siguen apareciendo situaciones relacionadas a estas malas prácticas. La más reciente tiene que ver con el proceso de aprobación de una candidata a ministra de Economía y la filtración pública desde el Banco Central de Curacao de información negativa por su gestión en un banco intervenido.

La candidata en cuestión no ocupaba un cargo de dirección o con poder de decisión en dicha institución, y no fue notificada de ningún procedimiento administrativo o de investigación en su contra, a tal punto que se entera cuando la información está en los medios. Sorprende que dos ex directores del mismo banco, relacionados con Emsley Tromp, con capacidad y responsabilidad en la toma de decisiones en aquel entonces, a la fecha mantienen cargos de dirección en otras instituciones financieras en Curacao. La continuidad de ejecutivos del entorno Tromp en posiciones de poder dentro de la institución, será sin duda un escollo.

Sin embargo, parecen soplar nuevos aires en la isla caribeña. Varios funcionarios del Banco Central han sido demandados penalmente por este caso, y un equipo de inteligencia, a solicitud de la fiscalía, fue trasladado desde Aruba para evitar cualquier “contaminación” local en la investigación.

El reciente nombramiento de un nuevo presidente del Banco Central de Curacao y San Maarteen, que no tiene ninguna relación con la administración anterior, podría traer cambios importantes.

Se conoció este lunes que la nueva administración anunció la próxima expulsión de veinte altos funcionarios del Banco Central. De ser así, se estaría desmantelando un grupo de poder enquistado en el más alto ente regulador de Curacao durante veintiocho años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s